Papel y plásticos biodegradables controlan eficazmente las malas hierbas, excepto la juncia

El CITA ha investigado las bondades del papel y los plásticos biodegradables para luchas contra las malas hierbas.

El Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) ha realizado una investigación para encontrar alternativas biodegradables al uso de plásticos (compuestos por polietileno negro), para utilizar como acolchado en cultivos hortícolas al aire libre en amplias zonas de España.

El proyecto se ha titulado “Evaluación de nuevos materiales biodegradables para acolchado adaptados al ciclo y a la morfología de cultivos hortícolas al aire libre en diferentes condiciones edafoclimáticas”. Ha sido financiado por el INIA y liderado por el CITA.

Un equipo multidisciplinar de investigadores de la Universidad de Castilla La Mancha, Universidad de Lérida, el Servicio de Investigación y Desarrollo Tecnológico Agroalimentario de La Rioja (CIDA), el Instituto Navarro de Tecnología e Infraestructuras Agroalimentarias (INTIA), y el CITA de Aragón han trabajado de manera conjunta para obtener los resultados.

PAPEL Y PLÁSTICO BIODEGRADABLE

La investigación se ha centrado en los acolchados de papel y de plástico biodegradable en cultivos de pimiento, tomate y berenjena en las cinco localidades de los centros colaboradores del estudio.

Los ensayos han mostrado cómo ambos tipos de materiales controlan eficazmente la mayoría de las malas hierbas, excepto la juncia (Cyperus rotundus), que se controla mejor con acolchados de papel (ya que perfora todos los tipos de plástico).

Alicia Cirujeda, del CITA e investigadora principal del proyecto, explica que entre los cultivos hortícolas estudiados destacan los resultados obtenidos en el cultivo de pimiento, con rendimientos superiores a través de acolchados biodegradables frente a los obtenidos con acolchados con polietileno.

COMPORTAMIENTO DE LOS MATERIALES

En cuanto al comportamiento de los materiales tras cuatro años de ensayos los resultados muestran cómo los plásticos biodegradables suelen tener una degradación de la parte enterrada adecuada.

No obstante, en algunos años, cuando la primavera es poco nubosa y se produce elevada insolación, se han observado roturas y degradaciones en la parte exterior, perjudicando al cultivo y favoreciendo las malas hierbas.

En los papeles ensayados, por el contrario, la parte exterior resistió bien pero en algunos años la degradación de la parte enterrada fue demasiado rápida y pudo favorecer levantamientos provocados por el viento.

La recomendación de los investigadores es realizar un ligero tapado con tierra unos 10 días después de poner el acolchado, en caso de usar papel, para evitar los levantamientos.

EL POLIETILENO

El uso de acolchados plásticos de polietileno por los agricultores se realiza para ahorrar agua de riego, controlar la aparición de las malas hierbas y acelerar el progreso del cultivo.

Si bien el uso de este material sigue actualmente permitido, presenta como principal inconveniente la dificultad de gestión de sus residuos (que son contaminantes y muy persistentes en la naturaleza).

Esto hace necesaria su progresiva retirada del campo español y su sustitución por materiales respetuosos con el medio ambiente.

Breves
El tiempo campo a campo
¿Cuánto ha llovido? Consulta el Pluviómetro Consultar el Estado de los Embalses Información sobre los Sistemas de Riego
Lonja de Binéfar Cotizaciones Vacuno 13/11/2019 Resto Cotizaciones 13/11/2019 Informe Complementario 13/11/2019
Lonja del Ebro Cotizaciones 11/11/2019
Boletines Oficiales DOUE BOE BOA BOP HU BOP TE BOP Z
Boletín Fitosanitario
Boletín Fitosanitario 6 (Noviem.-Diciem. 2019) Información Técnica (Siembra Cereales Aragón)
Agenda
Síguenos en...
Facebook Twitter contacto@diariodelcampo.com Añadir a Favoritos
Enlaces de Interés
PREOP Oposiciones